Plantas de jardón

La cuenta atrás para la primavera ha comenzado y en pocas semanas veremos una explosión de flores y hojas en todas las plantas y árboles de nuestro alrededor. Pero antes de que eso llegue, es momento de empezar a pensar en nuestro huerto urbano para lograr una temporada de cosecha óptima.

Aunque los huertos urbanos no tienen porqué estar vinculados a las plantas comestibles o aromáticas, son el tipo de plantaciones que más nos gustan, porque además de decorar y aportar espacios verdes a nuestro hogar, nos permiten disfrutar de sus frutos y hojas en la cocina. A través de este artículo, te vamos a destacar aquellos aspectos a tener en cuenta para lograr un huerto urbano bonito y productivo.

 

Planifica el espacio

Para planificar tu huerto, el primer paso será decidir cuál será su ubicación. Dependiendo del espacio disponible podrás optar por un huerto urbano modular o un jardín vertical de plantas comestibles, que necesita menos superfice para su instalación. En nuestra tienda online podrás ver las diferentes opciones de las que te hablamos, siendo el huerto urbano Ignia Green una opción más recomendable para hogares con espacio disponible en terrazas o balcones y el Huerto Urbano Minigarden Vertical para aquellos espacios donde no dispongamos tanta superficie horizontal para la plantación.

Si prefieres una opción mucho más flexible o no estás seguro de disponer del espacio suficiente para instalar un modelo de huerto urbano, también puedes optar por hacerlo a través de plantas individuales dispuestas en lugares estratégicos de tu casa.

Elige las variedades más adecuadas según las horas de sol

También es muy importante que tengamos en cuenta la cantidad de luz y sol que recibirá tu huerto en el espacio elegido para elegir bien las plantas a colocar. Por ejemplo, si recibe luz solar directa durante varias horas al día en la temporada de primavera, podremos optar por plantas de tomates, calabacines o rábanos. Si, por el contrario la incidencia solar es poca, es más recomendable optar por variedades más verdes, como la albahaca o el hinojo. Plantas, todas ellas que podremos incorporar a nuestros platos para darles un plus de sabor.

 

Calendario de plantaciones

Cuando ya tienes tu espacio elegido y el tipo de huerto que más se adapta a tus necesidades, así como las variedades a usar, deberás consultar todos los calendarios de plantación y siembra de cada variedad. Esta información te ayudará a saber cuándo plantarlo y cuándo puedes esperar ver los resultados de tu siembra. En la red podrás encontrar numerosos calendarios de plantación, pero nuestra recomendación es que sigas las instrucciones del fabricante de semillas, ya que dentro de un mismo tipo de planta, puede haber numerosas variedades con tiempos de siembra y recolección distintos.

 

A la hora de crear el huerto, también podrás optar por hacerlo desde la fase de semilla o con plantas ya desarrolladas. Es decir, plantas que ya comprar algo crecidas y que incorporas en tu huerto para su total desarrollo. En ambos casos, se trata de una decisión personal, pero debes tener en cuenta que la siembra desde la fase semilla es algo más delicada y hay que estar más atentos al huerto durante las primeras semanas para garantizar que se desarrollan con éxito. Para esto, también tienes la opción de plantar las semillas directamente en el huerto o usar un plantel para la fase inicial.

 

Un consejo, si quieres un huerto de largo recorrido, combina plantas con diferentes procesos madurativos. Por ejemplo plantas de floración o crecimiento rápido, como la albahaca o la rúcula con otras de crecimiento más lento como las lechugas o las zanahorias. De esta manera, siempre encontrará algo interesante en tu huerto y mantendrás la atención sobre él durante más tiempo.

Adapta el riego a cada variedad

Además de las horas de sol, otro de los factores que favorecen la floración y maduración de las plantas es el riego que reciben. Procura que los riegos se adapten a las necesidades de cada planta, ya sea siguiendo las instrucciones del fabricante de las semillas o bien adaptando el caudal de riego en función de la temperatura y las horas de sol que recibe tu huerto. La misma variedad no tendrá las mismas necesidades hídricas en una zona seca y calurosa que en otra zona más fría o húmeda.

Una deficiencia de riego durante la etapa de crecimiento o floración puede dar al traste con todas las posibilidades de nuestro huerto de dar fruto. Por eso, una de las opciones más interesantes para asegurar un óptimo riego en todo momento es comprar huertos urbanos con sistema de riego integrado, O bien instalar sistemas de riego por goteo como los IRISO, que son fáciles de instalar, adaptables y tienen caudal de riego regulable.

Naturalmente y sin prisa

La creación de un huerto puede ser una excelente actividad para compartir en familia, implicando a los más pequeños en su creación y disfrutando juntos de todo el proceso.

Recuerda que aunque la naturaleza sigue su ritmo, sacar adelante un huerto urbano requiere dedicación y algo de paciencia. Respeta los tiempos de plantación, asegura que cada planta recibe la cantidad de sol y agua que necesita y sé paciente con los tiempos de maduración del fruto. Siguiendo estos sencillos consejos, estamos seguros de que conseguirás que tu huerto te dé muchas alegrías y sorpresas que podrás llevarte a tu mesa.

¿Te gustaría compartir tu huerto con nosotros? Envíamos una foto o compártela en redes sociales etiquetándonos con @arboretum_shoponline para que podamos ver tus cosechas.

Comparte